Malaverismo: La fiesta de Carnaval de la oposición

VENEZUELA SOBERANA

Malaverismo: La fiesta de Carnaval de la oposición

Después de las declaraciones del Encargado de Negocios de Estados Unidos, señor Todd Robinson, donde dijo que apoyaba las sanciones contra Venezuela, los miembros caídos de la oposición salieron a celebrar.

Ismael García estacionó su Malibú Coupe al lado de un Audi amarillo que estaba al final del estacionamiento de la quinta Caviar, y al bajarse, viendo el Audi con envidia, se dijo: “Carajo, este debe ser de otro corrupto nuestro que se está llenando con los dólares que nos envía Estados Unidos”. Siguió viendo el Audi amarillo con envidia, y caminó rumbo a la puerta de la quinta donde Rómulo Granier, antes como mesonero y ahora como portero, le estaba dando la bienvenida. Cuando el diputado García iba a entrar sin saludar al portero, este lo detuvo: Un  momento, así no puede pasar”. Tú estás loco, ¿cómo que no puedo pasar?” le dijo el diputado en tono académico. “Es una fiesta de disfraces y usted no viene disfrazado, y la orden es que el miembro caído de la oposición que no venga disfrazado, no pasa”le dijo el portero. Entonces el diputado García reculó y dijo: “Tú estás ciego. Tú no ves que tengo impresas en el traje un montón de tarjetas de partidos” Y el portero le dijo: Si, yo sé. Allí veo la tarjeta blanca de AD, la del MAS, la de Podemos, la de Avanzada Progresista, la de Primero Justicia, la de del Partido Socialista Unido de Venezuela, y esa del UPA que no sé qué es”. Entonces sonriendo, García le dijo: “Vengo disfrazado de Saltador de Talanqueras, ese es mi disfraz”. Y el portero entendió y lo dejó pasar con mucha vergüenza, porque le costó reconocer ese disfraz.

Al entrar, el primero que se le acercó fue un hombre disfrazado de motor que le dijo: “¿A que no me reconoces?” “Quédate tranquilo Ramos Allup, que ese disfraz no te queda bien”. Más allá estaba otro disfrazado de Inspector Ardilla que decía: “Aquí es. Aquí es”. Y con solo verlo, el diputado García supo que era Julio Borges con el mismo disfraz que entra a Venezuela cada vez que llega a Maiquetía. Un poco más allá vio un enorme sobre al que le sobresalían dos pies y tenía dos agujeros por donde veía, y el diputado García lo descubrió al instante, era Juan Carlos Caldera. Y más allá estaba un hombre con un traje negro con ilustraciones de esqueletos encima, y el diputado supo que era Omar Barboza disfrazado de Pozo de la muerte. En fin, allí estaban todos cumpliendo con las fiestas carnestolendas.

Fue el disfraz de Motor el que hizo el llamado a los otros disfraces para que se acercaran a él, y una vez reunidos, comenzó una conversación. El Motor dijo: “Las declaraciones del Encargado de Negocios de Estados Unidos, el compañero Todd Robinson, nos cayeron del carajo. Yo aplaudí a rabiar cuando dijo que estaba dispuesto a ayudarnos con el cambio”. Todos sonrieron y el diputado García dijo: “Yo estuve a punto de gritarle, Te queremos Todd, pero me dio vaina”. Otro dijo: “Yo me acerqué y le dije Todd lo que usted diga está apoyado por nosotros, porque Estados Unidos jamás será vencido”. Y se largaron en aplausos, y en ese momento una nube de papelillos cayó sobre los disfraces que sonreían allí, en el Salón Pedro Carmona Estanga de la quinta Caviar.

“Ya el compañero Tillerson hizo su trabajo, visitó a la perrera, perdón, estos chavistas joden tanto con eso de llamar perros a los gobernantes, que a mi ese me pega esa vaina, repito, el compañero Tillerson vino y habló, y dijo todos contra Venezuela, y ya Santos está esperando la orden. Ahora vino el compañero Encargado de Negocios, como su nombre lo indica, a hacer su mejor negocio, a darnos el gobierno de Venezuela a nosotros para que nosotros se lo demos a ellos”. Dijo el disfraz de Motor, y los miembros caídos de la oposición se quitaron todas las máscaras y se fueron en aplausos, y la lluvia de papelillos caía sobre aquellos hombres que estaban jugando su peor papel en la historia.

Roberto Malaver

@robertomalaver

f/cmd.-

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*